Cirugía de la
hiperhidrosis

cirugia_toracica_hiperhidrosis

La simpatectomía torácica se realiza como parte del tratamiento de la hiperhidrosis, patología caracterizada por la sudoración excesiva en ciertas partes del cuerpo. Esta cirugía se realiza por videotoracoscopía con dos pequeñas incisiones en las axilas.

 

¿Qué es la hiperhidrosis?

La hiperhidrosis primaria es un trastorno del sistema nervioso autonómico que se caracteriza por la sudoración excesiva. Afecta habitualmente una parte en particular del cuerpo y de manera simétrica, es decir que lo que ocurre en un miembro de un lado del cuerpo, también ocurre en el otro. Suele presentarse en las palmas de las manos, las axilas, los pies o la cara, que es donde existe mayor cantidad de glándulas sudoríparas. Es una enfermedad que afecta a millones de personas alrededor del mundo, con una incidencia estimada en el 3% de la población mundial. Por lo general comienza en la infancia o la adolescencia y se presenta al menos una vez por semana, aunque en algunos casos puede presentarse a diario, casi siempre de día.

Esta enfermedad repercute en forma notoria en las personas que la padecen. Los más afectados suelen ser los que tienen sudoración excesiva en las palmas de las manos, ya que su problema queda especialmente expuesto en el ámbito social y en el laboral. Para ocultar esta condición toman toda clase de medidas, desde llevar consigo varios pañuelos para secarse la sudoración, que deben cambiar constantemente por la frecuencia con que los humedecen, hasta el extremo de evitar situaciones que involucren la interacción con otras personas, lo cual en muchos casos lleva al aislamiento y a la depresión.

 

¿Qué tratamientos existen para la hiperhidrosis?

Son varios los tratamientos que pueden aliviar la hiperhidrosis. La primera medida con la que intentan los pacientes es la utilización de antitranspirantes, que actúan bloqueando la salida de sudor de las glándulas que lo producen. Lamentablemente pocas veces son efectivos.

Otra medida disponible es la aplicación de toxina botulínica tipo A de manera local. Se inyecta en la zona aplicada y disminuye la sudoración ya que bloquea los mensajeros químicos que median la sudoración en la piel. Si bien también es efectiva en secar las zonas en las que se aplica, sus efectos no son duraderos en el tiempo y resulta necesario repetir las aplicaciones.

Hay medicamentos que disminuyen la sudoración excesiva. Cuando se ingieren actúan sobre las glándulas de todo el cuerpo y disminuyen la producción de sudor. Sin embargo su utilización prolongada está ligada a numerosos efectos adversos.

 

Tratamiento quirúrgico para la hiperhidrosis

La cirugía es una alternativa válida en el tratamiento de la hiperhidrosis ya que termina con la sudoración de manera definitiva en más del 95% de los casos. El procedimiento se efectúa mediante la asistencia de videotorascopía (VATS). Bajo anestesia general se realizan dos pequeñas incisiones a la altura de la axila a través de las cuales se coloca una cámara especialmente diseñada para ver dentro del tórax. Con esta cámara se buscan los nervios que salen de la columna vertebral y llevan los impulsos nerviosos a las glándulas sudoríparas. Para acceder a estos nervios se colapsa el pulmón. Una vez identificados, estos nervios se cortan en lugares específicos con el fin de detener la sudoración de manera permanente. Concluido el procedimiento de un lado del tórax, se re-insufla el pulmón y se realiza del otro lado. Habitualmente no es necesario colocar ningún drenaje y se despierta a los pacientes al término de la cirugía. Con una radiografía de tórax se comprueba la correcta expansión pulmonar y se traslada al paciente a su habitación. A las pocas horas se reanuda la dieta por boca y se suspende la hidratación endovenosa. De ser necesario, se utilizan analgésicos por boca.

Para favorecer la rápida recuperación se estimula a los pacientes a movilizarse a las pocas horas y, habitualmente, entre 12 y 24 horas después del procedimiento se encuentran en condiciones del alta hospitalaria.

 

¿Qué tiempo de recuperación lleva?

La recuperación continúa en la casa del paciente y no existen contraindicaciones médicas para retomar las actividades habituales una vez que el dolor haya cedido, lo que ocurre a los pocos días de la operación en la mayoría de las personas. El retorno al trabajo será tan pronto como la persona se sienta bien como para hacerlo y para las actividades físicas es necesario esperar entre 10 y 15 días.

 

¿Qué efectos adversos tiene la cirugía?

El efecto adverso más común de esta cirugía es la sudoración compensadora, que consiste en la transpiración en otra parte del cuerpo una vez eliminada del lugar que originó la consulta del paciente. Esto significa que existe la posibilidad de que un paciente al que se le realizó tratamiento quirúrgico por hiperhidrosis palmar, por ejemplo, presente sudoración en otra parte del cuerpo, por lo común en la espalada, piernas o pies. Esta sudoración puede ser leve o severa y no se puede predecir en qué casos se puede llegar a desarrollar.

Es necesario tener en cuenta que una vez seccionados los nervios que llevan las señales a las glándulas sudoríparas, no existe forma de volver a conectarlos, por lo que los efectos de la cirugía no se pueden revertir. Sin embargo, la mayor parte de los pacientes que experimentaron este efecto adverso sostienen que volverían a realizar la cirugía ya que el beneficio de que desaparezca la sudoración del lugar que más les molestaba supera ampliamente el efecto adverso.

 

Tratamiento quirúrgico de la hiperhidrosis en la Fundación Favaloro

En la actualidad, la mayor parte de las cirugías torácicas se realizan con videotoracoscopía (VATS). El equipo de Cirugía Torácica de la Fundación Favaloro cuenta con una amplia experiencia y excelentes resultados en este tipo de procedimientos tanto a corto como a largo plazo. Esto resulta de vital importancia al momento de elegir el lugar donde se realizará la cirugía por hiperhidrosis ya que, si bien se trata de un procedimiento sencillo, el hecho de que lo realicen profesionales entrenados en esta técnica y que realizan a diario cirugías torácicas complejas brinda al paciente una mayor seguridad, menores riesgos y mejores resultados.

Jefe de Cirugía Torácica

Dr. Alejandro Bertolotti

 

Plantel de cirujanos torácicos

Dr. Alejandro Bertolotti
Dr. Sebastián Defranchi
Dr. Gustavo Parrilla

 

>> volver a Cirugía Torácica

Lugares de atención

Edificio CentralAv. Belgrano 1746,
Ciudad Autónoma de Buenos Aires